ARTICLE TOP AD

El Corona virus, más conocido como el Covic 19 es una pandemia que sacude al mundo entero pero con mayor incidencia en las Américas. Si bien el coloso del Norte, Estados Unidos es el país más afectado por el número de ciudadanos contagiados y muertos, la situación no es menos grave en el resto del continente.

El segundo país más afectado por la peste es Brasil donde el número de contagiados es de varios millones y las muertes bordean las 500 mil víctimas. Con este panorama pandémico gris las alarmas sanitarias se han encendido al máximo haciendo estéril cualquier intento de combatir la enfermedad que surgió en el mundo a principios del 2020.

Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador Paraguay y Perú tampoco están a la saga y sus poblaciones están enfrentando en condiciones precarias la tercera ola de la peste. Otro es el caso de Venezuela donde sus autoridades no manejan los registros claros sobre los efectos de la enfermedad, haciendo más difícil un pronóstico de su situación.

ARTICLE INLINE AD

En el caso boliviano el departamento más golpeado es Santa Cruz donde cada día los registros sobre el número de infectados aumentan por cientos y los muertos superan la decena cada día.

De acuerdo con los datos que maneja el Servicio Departamental de Salud (Sedes), en los primeros cuatro meses de esta gestion ya se superó el total de enfermos y muertos de todo el año pasado. La situación se agravo en los últimos días con los cambios de administración en la gobernación y la alcaldía del distrito más poblado del país.

En las últimas horas, la poderosa Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, tras un congreso extraordinario celebrado en la ciudad de La Paz, convoco al Gobierno a tomar medidas de emergencia para intentar revertir la situación.

Inclusive el titular de esa organización, Luis Barbery ofreció que esa entidad, está en condiciones de importar por su cuenta unas 400 mil osos de la vacuna para proteger a los empleados del sector privado. La entidad patronal invito al Gobierno del presidente Luis Arce a despojarse de mezquindad política y convocar a un dialogo multisectorial para afrontar la pandemia, considerada la más mortífera de los últimos cien años.

En pasadas joras, las autoridades sanitarias dijeron que los hospitales están colapsados por el número de pacientes que ingresan diariamente en busca de auxilio médico.

A ello se suma la realización en la víspera de un paro medico de 24 horas que dejo sin atención de consulta externa a la población que no cuenta con un seguro de salud y que recibe atención e los hospitales públicos.

De continuar así la situación sanitaria en Bolivia, se teme un agravamiento de la situación, dejando un saldo de  dolor y luto en miles de familias bolivianas, más aun cuando en  Bolivia es considerado uno de los países más subdesarrollados y pobres de la región.

La comunidad boliviana residente en el exterior ve con preocupación la situación de sus compatriotas que, se ven imposibilitados de prestar algún tipo de ayuda que, permita mitigar el sufrimiento. Uno de los sectores más afectados es el de los ciudadanos de la tercera edad que, tras más de un mes de la campaña de vacunación solo un poco más del 40 por ciento ha recibido al menos una dosis de las dos que exige la vacuna

El caso cruceño es el más grave porque ayer, se agotaron las provisiones de vacuna cuya importación se ha visto demorado por el déficit global que hay para inmunizar a los habitantes del país.

Por Ciro Miranda

ARTICLE BOTTOM AD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 5 =