Por. Aurimar Carmona/ Cortesía EFE

Todos podemos llegar a ser santos? La respuesta es SI. En la palabra de Dios el Señor nos deja la esperanza de que todos podemos llegar a la santidad en 1Pedro: 15-16 dice «Más bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó; pues está escrito: «Sean santos, porque yo soy santo». Dios es el único, perfecto, completamente puro, perfecto, sin culpa y sin mancha. No hay nadie como él.

Sin embargo como hijos de él podemos llegar ha alcanzar la santidad, porque el desea que vivamos limpios, puros, consagrados y dedicados a Él. Todo esto es posible lograrlo a través de su Espíritu Santo que es quien mora en nosotros para moldear lo que no le agrada, así mismo perfeccionar nuestro carácter, manejar nuestras emociones y mantener una koinonía e intimidad con Dios permanente porque es ÉL; quien nos direccionará el camino a la largo de la vida.

Una de las claves más importantes para llegar a la santidad es cuidar nuestro corazón; en Proverbios 4: 23 habla de eso y dice lo siguiente «Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida» y no solamente la vida, sino todo lo que podemos sentir sale o queda allí por eso es bien importante poner atención lo que dejamos entrar en él y mantenerlo humilde y dispuesto a servir a los demás: porque recordemos que Jesucristo vino a aniquilar toda la ley para dejar solo 2 mandamientos importantes. 1. Amar a Dios sobre todas las cosas y 2. Amar a tu prójimo como a ti mismo. Estos mandatos son el punto de partida y en resumidas cuentas para el camino a la santidad. Dios te Bendiga.