ARTICLE TOP AD

Una montaña rusa que giraba y daba vueltas en un parque de diversiones de Phoenix, Arizona, se atascó a mitad de su recorrido el sábado por la noche, dejando a casi dos docenas de pasajeros a seis metros de altura hasta que el Departamento de Bomberos acudió al rescate.

La montaña rusa Desert Storm del parque de diversiones Castles N’ Coasters se quedó atascada en una curva muy inclinada, según las fotos de los departamentos de bomberos de Phoenix y Glendale.

Los equipos de rescate de los bomberos llegaron a la montaña rusa y utilizaron un Sistema de Descenso de Alto Ángulo para bajar a los pasajeros al suelo de forma segura, dijeron los Bomberos de Phoenix. Las fotos de los departamentos de bomberos muestran al menos siete escaleras de mano y unos 15 bomberos en la escena.

ARTICLE INLINE AD

El capitán de los bomberos de Phoenix, Todd Keller, dijo que los pasajeros fueron rescatados de uno en uno en el transcurso de un par de horas mediante un collar y un arnés de rescate. Nadie resultó herido.

«Un par de ellos estaban alterados, pero en general estaban de buen humor», dijo.

Joseph Almaraz, un niño de 12 años que estaba atrapado en la atracción, dijo  que se asustó cuando los bomberos lo desataron y lo bajaron.

La página web del parque anuncia que la atracción es una de las mejores: «Pon a prueba tus sentidos y tu valor mientras desafías la emoción de las caídas verticales, los giros y las volteretas de la impresionante Montaña Rusa Desert Storm».

ARTICLE BOTTOM AD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − 9 =