ARTICLE TOP AD

La Fiscalía de Nicaragua informó este jueves que acusó formalmente al líder estudiantil opositor Lesther Alemán de conspiración contra la integridad nacional.

Alemán, y Max Jerez, líderes de la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN), están detenidos desde el 5 de julio e investigados por la policía —sin mostrar pruebas— por sospechas de ser «cabecillas de tomas y destrucción» de la Universidad Politécnica y la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, donde según las autoridades «cometieron delitos de robo con intimidación (asaltos), secuestros, lesiones graves, violaciones, extorsiones» durante el que el Gobierno califica de fallido intento de golpe de Estado en 2018. Además se les señala de supuestas acciones contra la soberanía nacional.

Alemán adquirió notoriedad en el primer diálogo nacional por la crisis sociopolítica, cuando le pidió la renuncia al presidente Daniel Ortega.

Poco antes de ser arrestado, grabó un video que fue divulgado por la Alianza Universitaria Nicaragüense y en el que dijo estar preparado para la muerte o la cárcel y negó las acusaciones:

ARTICLE INLINE AD

«En lo que sí insisto: no soy traidor a la patria, nunca he hecho nada en contra de los nicaragüenses. Tampoco soy culpable de un delito que se me impute, no he recurrido a ninguna estrategia se violencia, tampoco he actuado fuera del marco legal, hasta donde la Constitución me lo permite, por ello estoy limpio, me tendrían de adorno en el escenario de la cárcel», expresó Alemán.

El Ministerio Público también informó que el comentarista político Jaime Arellano fue acusado de conspiración contra la integridad nacional. Arellano fue detenido en su vivienda el 24 de junio y allí permanece bajo vigilancia policial.

La Fiscalía agregó que tras las audiencias de este jueves, la autoridad judicial decretó prisión preventiva para los acusados.

Durante la última semana, el Ministerio Público ha informado de la acusación formal «por conspiración para cometer menoscabo de la integridad nacional» contra al menos una docena de opositores de los 35 detenidos desde el 28 de mayo a la fecha.

De acuerdo con el Centro Nicaragüense de DD.HH, se trata de una estrategia para anular a la oposición por las elecciones del 7 de noviembre.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a través del Mecanismo de seguimiento a Nicaragua (Meseni), expresó en sus redes sociales este viernes que «sigue monitoreando la situación de personas detenidas arbitrariamente en el contexto electoral, que vienen siendo acusadas por la Fiscalía por presuntos delitos de ‘conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional’ y lavado de dinero»

El Meseni «tomó conocimiento sobre visitas de familiares a personas detenidas y manifiesta preocupación por la información sobre deplorables condiciones en las que se encuentran, contrarias a los estándares de derechos humanos», expresó.

ARTICLE BOTTOM AD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 3 =