ARTICLE TOP AD

Roberto (nombre ficticio) vio a su madre en el suelo en medio de un charco de sangre, corrió para abrazarla y empezó a gritar. Luego se dirigió hacia el cuerpo de su padre que estaba a unos metros -también muerto- para golpearlo y reprocharle por qué acabó con la vida de su madre. Esa escena la vieron algunos vecinos de la calle Agustín Virreira entre América y parque Salomón Klein, quienes prácticamente fueron testigos de este hecho que fue tipificado como feminicidio seguido de suicidio.

El hecho se registró en la zona oeste de la ciudad, cuando Roberto -aproximadamente a las 21:00 del jueves- recibió una llamada de su mamá Rosse Mary Dávila Cruz (50) para decirle que su padre le estaba persiguiendo y tenía miedo.

Según declaró ante la Policía, en la tercera llamada Roberto sólo escuchó los disparos.

ARTICLE INLINE AD

“Estaba en mi casa, mi hijo escuchó los disparos, salimos rápido porque pensábamos que se trataba de un atraco porque antes escuchamos gritos”, contó una vecina a Los Tiempos.

En la escena del crimen en el árbol donde se incrustó el proyectil después de atravesar el cráneo del autor hay una cruz tallada, además de un par de velas y un guante de látex con sangre.  

El director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) de Cochabamba, Jhon Bermúdez, informó que el hombre tenía una orden de alejamiento expedido hace tres años en Potosí, esto a causa de denuncias de violencia.

“Ella junto a sus hijos ya radicaban aquí desde hace tres años. Él se quedó en Potosí, desconocemos por qué después de tanto tiempo viene y mata a su exesposa”, dijo.

Sin embargo, el Ministerio Público no cuenta con  el registro de denuncias o antecedentes del agresor, que vino armado desde Potosí con el objetivo de segar la vida de su expareja.

De manera preliminar se conoce que la pareja dejó tres hijos en la orfandad. El motivo del alejamiento de ambos es a causa de la violencia de la que era víctima Rosse Mary Dávila Cruz (50), quien decidió migrar a Cochabamba para alejarse de su agresor.

“Presumimos que los móviles del hecho sean pasionales, porque ya había una relación de tres años. Tenemos que tener en cuenta todas las hipótesis, no podemos descartar nada. La investigación esclarecerá la verdad de los hechos”, explicó.

Según el relato de una vecina de la zona, una mujer fue corriendo a la posta policial para pedir ayuda, pero no había nadie, otra persona llamó a la Policía y casi una hora después recién llegó.

“Ella junto a sus hijos radicaban en Cochabamba desde hace tres años, él se quedó en Potosí, no sabemos por qué vino”

DOS FEMINICIDIOS EN UNA SEMANA

El personal de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) esta semana atendió dos casos de feminicidio, los mismos continúan siendo investigados.

En la zona de Palca, en el municipio de Sacaba, vecinos encontraron a una mujer de 25 años aproximadamente que estaba boca abajo y con las manos atadas. La Policía presume que la mujer no fue victimada en el lugar y que sólo fue llevada ahí.

El cuerpo no pudo ser identificado ya que la mujer no portaba sus documentos. “Sólo tiene el tatuaje de una virgen en el brazo, con la inscripción del  ‘Joel’”, dijo la autoridad.

ARTICLE BOTTOM AD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + 8 =