ARTICLE TOP AD

El chavismo reacciona al último paquete de sanciones y acelera la arremetida política y judicial contra la oposición

Como persona non grata declaró el Gobierno de Nicolás Maduro a la embajadora de la Unión Europea en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa, quien tiene un plazo de 72 horas para abandonar el país.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, fue el encargado de trasladar personalmente a Brilhante la expulsión, ordenada directamente por Maduro un día después de que la Asamblea Nacional pidiera al presidente echar a la embajadora.

ARTICLE INLINE AD

El chavismo ha respondido así, primero desde el Parlamento, bajo su control, y después desde el Ejecutivo, a las nuevas sanciones de la Unión Europea contra 19 funcionarios venezolanos.

En la sesión plenaria de este martes, el presidente del legislativo, electo en diciembre pasado sin reconocimiento internacional, Jorge Rodríguez, presidente de la Cámara, declaró persona non grata a Brilhante, embajadora de Bruselas en Caracas. El dirigente había pedido a Maduro que ordenara su expulsión y cerrara la oficina de su legación.

Los legisladores chavistas lanzaron además un desafío al alto representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, al ofrecerle una lista completa de los miembros del Parlamento para que los “sancionen a todos”. “Sería un honor”, dijo Rodríguez.

Las medidas contra 19 funcionarios incluyeron la congelación de activos dentro de la UE y la prohibición de ingreso. Así respondió Bruselas a las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre, marcadas por la ausencia de candidatos opositores, serias irregularidades y una alta abstención.

Los comicios no fueron reconocidos por la Unión Europea, EE UU y gran parte de las democracias de la región. Según la decisión de la UE, los sancionados socavaron la democracia en Venezuela.

La decisión europea afecta a los diputados José Brito y Bernabé Gutiérrez —que forman parte de un sector opositor coaccionado por el chavismo, los llamados alacranes— y a los miembros del Consejo Nacional Electoral, empezando por su presidenta, Indira Alfonzo. También al comandante del máximo órgano de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Remigio Ceballos; al gobernador del Estado de Zulia, Omar José Prieto; al fiscal militar Jesús Vasquez y los jefes policiales y militares de las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional, la Dirección de Contrainteligencia Militar y el Cuerpo de Investigaciones Científicas.

Con los nuevos sancionados, la lista negra de la Unión Europea pasa de 36 a 55 venezolanos, incluidos la vicepresidenta, Delcy Rodríguez, y Diosdado Cabello, número dos del chavismo. Son más de 150 los funcionarios chavistas con sanciones internacionales de Estados Unidos, Canadá, Panamá y Suiza, entre otros países.

No es la primera vez que el chavismo carga contra la embajadora Brilhante. El 29 de junio del año pasado, Maduro ordenó su expulsión horas después de que Bruselas aplicara sanciones contra 11 funcionarios. La expulsión fue dejada sin efecto días después tras una conversación entre Borrell y Arreaza.

La reciente medida también tuvo reacciones en algunos sectores moderados de la oposición y la sociedad civil, que consideran que la presión se puede convertir en una cuña que frene la posibilidad de lograr un acuerdo político sobre las elecciones regionales de este año que, aún con los visos de ilegitimidad del nuevo Parlamento, está promoviendo otra renovación del árbitro electoral.

Por: Evangelina Benavides Ramírez

ARTICLE BOTTOM AD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − 11 =