ARTICLE TOP AD

Una chapa de hierro de una tonelada, posiblemente la tapa del reactor que explotó anoche en una industria química de Tarragona, voló unos tres kilómetros, entró por la ventana de un edificio, ocasionó la caída del suelo de un piso y la del techo del de abajo y mató al hombre que vivía allí.

El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, ha explicado este miércoles a EFE este «casi inverosímil» suceso como «hipótesis más probable» que manejan los técnicos para conocer la causa de la muerte de Sergio Millán, de 59 años, que falleció en su casa del barrio tarraconense de Torreforta a consecuencia de la explosión en la industria IQOXE, situada en el municipio de La Canonja.

ARTICLE BOTTOM AD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =