ARTICLE TOP AD

Mesa de redacción

Santa Cruz – Bolivia

Ciro Miranda Ricaldi

ARTICLE INLINE AD

La política debe entenderse como el arte de lo posible y en ese ámbito nada es concreto, sino más bien aplica muy bien la teoría de la relatividad. Lo que acaba de ocurrir en Bolivia es precisamente eso.

Algo que parecía poco probable terminó confirmándose. Ocurre que ahora la presidenta transitoria Janine Añez decidió postularse como candidata en los comicios de mayo venidero continuando y aprovechando al ciento por ciento su halo de buena suerte.

Al confirmarse la alianza Demócratas – Sol bo tendrá como compañero de fórmula al alcalde de La Paz, Luis Revilla y pone de relieve una alianza Oriente – Occidente.

Este suceso político que está prácticamente consumado pone de relieve una realidad incontrastable y es que estamos viviendo LOS TIEMPOS DE LA MUJER. Eso quedó de manifiesto en las recientes movilizaciones de octubre y noviembre de que en Bolivia llegaron os tiempos del cambio y la renovación.

Los grandes protagonistas en las calles, avenidas y plazas en todo el país fueron las amas de casa, las oficinistas, las gremiales, las fabriles y las campesinas.

Ellas se sumaron a miles de jóvenes, hombres y mujeres que reivindicaron para si el derecho a vivir en libertad y democracia. Fueron 21 días de una larga lucha, el de la revolución democrática y el de la movilización ciudadana.

Se impusieron las pititas y la razón por encima de las balas y la violencia bruta de las armas a las que  recurrieron los oficialistas azules que estuvieron encaramados en el poder durante casi 14 años.

En ese entorno histórico emergió la nítida figura de una mujer del Oriente salida de plena Amazonía beniana que tenía una intachable trayectoria política más bien discreta, pero firme. Jeanine Áñez Chávez simboliza el espíritu combativo, diáfano de las mujeres de nuestro país.

Ahora le toca afrontar una coyuntura política difícil pero no por eso imposible. De imperar la cordura y la sensatez, ella está llamada a gobernar Bolivia durante los próximos cinco años, de la mano de bolivianas y bolivianos de todas las clases sociales, de esas que surgieron y se consolidaron en el último tiempo.

ahora sólo resta que se imponga la cordura y que el liderazgo político nacional, ese que estuvo en la oposición durante más de una década y viabilice la gobernabilidad.

Estos son tiempo de cambio, estos son tiempos con rostro de mujer y de juventud. No desaprovechemos la oportunidad única que nos da la historia que sepulte para siempre esa etapa oscura, ominosa, esa donde impero el totalitarismo, la persecución y la discriminación para causar una división artificial.

Los bolivianos que vivimos alrededor de todo el mundo y que somos millones tenemos que convertirnos en garantes de esa renovación.

¡¡Dios bendiga a Bolivia..!!!.

ARTICLE BOTTOM AD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 13 =