ARTICLE TOP AD

Los caporales, la salteña y el fútbol son las tres cosas que unen a los más de 5 mil bolivianos que viven en el vasto territorio de Canadá. Los compatriotas no solamente tienen en común su condición de ‘migrante’, sino que también comparten la música, la gastronomía y los bailes tradiciones que trajeron consigo a un país que han adoptado como su nuevo hogar.

Desde las primeras olas migratorias en la década de los años 70 y 80 hasta la fecha, la comunidad boliviana todavía se mantiene ‘pequeña’ en población, comparativamente hablando con otros países latinoamericanos. Según datos obtenidos de la Embajada de Bolivia en Canadá, hay al menos 15 asociaciones de bolivianos, entre fraternidades, grupos folklóricos y clubes. La mayoría de ellos están asentados en Toronto, otros en Vancouver, Montreal, Ottawa, Cálcagry y Quebec.

El embajador Pablo Guzmán asegura que los bolivianos son reconocidos en la sociedad canadiense por su riqueza cultural y por ser ‘gente trabajadora’ y ‘sencilla’ en cualquier área de trabajo.  En la última década, según Guzmán, ha llegado a Canadá una ola de profesionales calificados para trabajar en el campo de la medicina, economía, informática,  educación y comunicaciones.

ARTICLE INLINE AD

A propósito de profesionales destacados, el embajador destaca que el mayor aporte de la comunidad boliviana al desarrollo de Canadá es sin duda el trabajo del neurocirujano Ivar Méndez, declarado en 2009 como uno de los hispanos más influyentes en Canadá. Como él, hay profesores universitarios, médicos y enfermeras de hospitales, ingenieros en informática, que son un orgullo boliviano.

 Eldy Ampuero, presidenta del Congreso Hispano Canadiense, comenta que las actividades más concurridas por los bolivianos son el Carnaval, el 6 de Agosto y el Día de la Madre. En estos eventos sociales se destacan varios talentos de la comunidad, entre ellos la cantante Rosario Arce, considerada la embajadora de la música boliviana, el grupo folklórico Llasas, Melodía y Mi viejo San Simón, entre otros.

En Toronto, una de las ciudades más importantes de Canadá en materia económica, no hay ninguna tienda o restaurante donde se venda comida o productos bolivianos; sin embargo, hay personas que solo venden salteñas de vez en cuando en sus hogares, a pedido o en los eventos culturales.

La comunidad boliviana tiene pocas necesidades pero muchos desafíos. A decir del embajador Guzmán, la prioridad que tiene la comunidad es la de unificarse en una sola visión para desarrollar proyectos comunes que beneficien a los compatriotas. La idea es influir más en la sociedad canadiense con representación social y política, pero esa cuestión, según Eldy Ampuero, cambia a medida que las comunidades van creciendo.


El pasado 6 de agosto, la Embajada de Bolivia celebró los 192 aniversarios en su sede Ottawa, capital de Canadá que este año cumplió sus 150 años de ser un estado confederado. Además fue una ocasión especial para festejar los 40 años de cooperación entre ambos países.

Alexander Terrazas

(Periodista Boliviano: En Exclusivo para elresidente.co.uk)

ARTICLE BOTTOM AD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 5 =