ARTICLE TOP AD

Por primera vez en 55 años el Reino Unido va a tener 3 mandatarios sucesivos que pertenezcan al mismo partido, habiendo los dos últimos llegado a ser primer ministros sin haber encabezado unas elecciones generales.  El tercer gobernante consecutivo que escojan los conservadores va a entrar al poder con una debilidad que no tiene precedentes en las últimas décadas en Reino Unido.  Para poder gobernar el nuevo primer ministro necesitaría una mayoría absoluta dentro de los 650 miembros de la Casa de los Comunes, pero los tories solo tienen 313   parlamentarios, 13 menos del 50% más uno de dicha cámara. Hasta ahora han podido conseguir una leve mayoría con el apoyo no incondicional de los 10 parlamentarios del Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte. No obstante, eso suma 323 miembros en la Casa de los Comunes, 3 menos de la mayoría absoluta. Sin embargo, como los 7 parlamentarios electos del Sinn Féin, el partido nacionalista anti-británico anteriormente ligado al desarmado Ejército Republicano Irlandés (IRA), no se posesionan en dicha cámara pues no reconocen a la reina ni la incorporación de su provincia a su monarquía, y como el portavoz de dicha cámara (el conservador John Bercow) no puede votar, esto reduce la mayoría absoluta a 321. Esto implica que la suma de los 312 parlamentarios conservadores que pueden votar (Bercow solo puede votar para dirimir) con los 10 parlamentarios unionistas da apenas 322 parlamentarios, lo que implica que por 2 votos ajustadamente los tories logran una mayoría absoluta.La complicación parte del hecho que muchos parlamentarios conservadores, incluyendo el actual canciller (el tesorero que es el número dos del gobierno) Philip Hammond, han anunciado que van a vetar cualquier posible salida de la UE sin acuerdo y el portavoz tory de la cámara, John Bercow, veta cualquier intento de salirse de la UE sin un aval del parlamento que él modera y jefatura. Además, hay muchos parlamentarios conservadores que pueden votar contra un futuro premier pro-Brexit de una manera aún más fuerte que lo hicieron contra la “moderada” Theresa May.Quien sea electo primer ministro va a tener una tenía mayoría absoluta, la cual puede ser socavada por varios miembros de su bancada. Basta con que algunos individuos tories en la Casa de los Comunes voten contra un plan de Brexit duro o contra el nuevo primer ministro para hacer que este caiga o se convierta en otro “gobernante zombi” como terminó siendo May.May trató en el 2017 romper con la parálisis de hacer el Brexit adelantando elecciones generales. Entonces ella era popular y su contrincante Corbyn había sido muy cuestionado dentro de su partido laborista, y ella contaba con una sólida mayoría parlamentaria absoluta. A pesar que ella incrementó el porcentaje electoral de los conservadores por encima del 42% su partido perdió la mayoría absoluta en la Casa de los Comunes y ella se vio incapacitada para lograr que se aprueben sus 3 planes distintos para el Brexit.Hoy un futuro primer ministro tory va a dudar mucho en adelantar las elecciones generales pues su partido acaba de recibir la mayor humillación electoral de su tri-centenaria historia. Perdieron en todos los 650 distritos electorales del país, sacaron menos del 9% de los votos y quedaron en quinto puesto. Supongamos que Boris Johnson gana las internas tories y se vuelve el nuevo primer ministro. Él es el más formidable ganador de elecciones dentro de los conservadores. Ha sido el único tory que le ha ganado el control de Londres al laborismo (y 2 veces), siempre ha ganado toda elección para parlamentario y fue quien ganó el referéndum compitiendo contra su primer ministro y contra otros 3 que han estado en dicho cargo, así como contra los líderes de todos los partidos (incluyendo el suyo propio). Pese a su popularidad y ventajas a él le va a ser muy arriesgado atreverse a adelantar los comicios generales buscando una mayoría absoluta para su Brexit duro pues teme quedar atenazado entre Nigel Farage y Jeremy Corbyn, y terminar llevando a este último al poder. La estrategia de Michael Gove es más sensata. Él sabe que no hay manera de ganar unas elecciones adelantadas y para eso hay que diferir la salida de la UE y aprovechar el tiempo para buscar un arreglo más potable. Sin embargo, el grueso de la militancia conservadora quiere un Brexit pronto, por lo que ésta va a estar inclinada a votar por un duro como Johnson. Un gran problema que tendrá cualquiera de este sector es que el parlamento no le va a dar mayoría absoluta a su proyecto de Brexit ni le va a dejar ejecutar éste sin una votación, y también va a tener muy difícil la posibilidad de cambiar la correlación de fuerzas en el parlamento en su favor mediante unas elecciones generales.

Por : Isaac Bigio

ARTICLE BOTTOM AD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 3 =