ARTICLE TOP AD

ISAAC BIGIO

Ni el gobierno ni el parlamento británico aceptan que se dé un nuevo referendo sobre la Unión Europea, pero en los hechos va a darse una especie de eso mismo en las dos elecciones que se vienen en el Reino Unido.

El jueves 2 de mayo hay comicios locales en la mayor parte de Inglaterra (fuera de Londres) para elegir 248 concejos municipales y 6 alcaldes metropolitanos, además de 11 consejos en Irlanda del Norte.

ARTICLE INLINE AD

Luego, el jueves 23 de ese mismo mes se van a dar las elecciones al parlamento europeo. Esto es algo que no estaba contemplado pues los acuerdos previos era que UK se debería haber salido primero el 29 de marzo y luego el 12 de Abril de la UE, pero ahora, tras la postergación aprobada el 10 de abril para dentro de 6 ½ meses más, resulta obligatorio competir en éstas.

Ambos comicios van a ser una especie de referéndum acerca de la gestión de la primera ministra Theresa May y su manejo sobre el Brexit, mientras que la segunda va a ser, por sobre todo, una en la cual los votantes tomen posición acerca de los planes ante la UE. 
A pesar que el gobierno y el parlamento no llaman a un nuevo referéndum sobre el Brexit estos comicios, y particularmente el segundo, van a convertirse en una suerte de ello o de antesala de ello.

En los primeros comicios locales la tendencia es hacia una fuerte derrota del conservadurismo (que hoy tiene 5,521 concejales y 163 municipios) en manos del laborismo (que ahora tiene 2,278 concejales y 74 municipios) quien debería terminar revirtiendo esa situación, mientras que los liberal-demócratas (658 concejales y 4 municipios) deben levantarse. 

En los segundos comicios va a darse una radical alteración en la composición de los 72 eurodiputados británicos electos al parlamento de Bruselas. En las euroelecciones pasadas (del 2014) ganaron los antieuropeos y eso hizo que se genere una ola que obligase a los conservadores a prometer un referéndum sobre la UE y a que en éste ganase el Brexit, pero ahora hay una tendencia inversa, pues, según los sondeos las mayorías tienden a pedir quedarse en la UE.

Hace 5 años el antieuropeo Partido pro Independencia del Reino Unido UKIP ganó 24 euro-curules (un tercio de la representación británica en el euro-parlamento) con lo cual se convirtió en el primer partido no tradicional en ganar una elección a nivel nacional. Luego quedaron los laboristas (20), los conservadores (19), los verdes (3), el nacionalista escocés (2), el liberal-demócrata (1) y el Partido de Gales (1). Los 3 eurodiputados por Irlanda del Norte fueron repartidos entre los republicanos del Sinn Fein, unionistas pro-UE y unionistas anti-EU.

Según la última encuesta de YouGov los conservadores andan apenas con el respaldo del 16% de las preferencias electorales (casi 3 veces menos que el porcentaje que logró May en las elecciones generales del 2016) y bastante debajo del laborismo quien encabeza éstos con el 24%. 

En esos comicios ambos partidos han de postular que piensan efectuar formas distintas de Brexit: los conservadores uno más duro y sin unión aduanera y los laboristas uno más moderado y con unión aduanera y con leyes de protección a los trabajadores y al medio ambiente.

Sin embargo, ambos están flanqueados por partidos que competirán demandando o salirse ya de la UE o quedarse para siempre en ésta.
Esta vez el antieuropeo UKIP se presenta dividido. Su anterior líder histórico Nigel Farage rompió con éste acusándolo de haberse tornado racista contra los musulmanes y demasiado xenofóbico por lo que acaba de crear su nuevo Partido del Brexit junto a figuras que vienen del conservadurismo, mientras que el UKIP retiene a la militancia más activa y tiene un discurso más plebeyo y ultranacionalista.

Según esa encuesta los euroescépticos sacan similar intención de votos (BREXIT 15% y UKIP 14%). Esto último implica un retroceso en relación a las euro-elecciones pasadas pues los euroescépticos duros, si bien se mantienen ligeramente debajo del 30%, los conservadores se desploman, y juntos no se acercan ni al 50%.

Los partidos que abiertamente van a promover seguir en la UE son los liberal-demócratas (8%), verdes (8%) y Cambio UK, el nuevo partido pro-Blair surgido en torno a disidentes del laborismo y del conservadurismo (7%). Si bien la suma de estos 3 partidos a nivel nacional da 23%, a ello hay que agregarle la alta votación que van a tener los partidos nacionalistas de Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

Tanto Escocia como Irlanda del Norte votaron antes en contra del Brexit, y es posible que el rechazo a éste aumente en estos comicios. 
Ciertamente que la gente cuando vaya a las urnas en esos dos comicios no solamente se enfocará en la cuestión de la UE, pues en el primer caso hay muchos temas locales y en los dos casos se van a discutir también cuestiones sociales, laborales, ambientalistas, etc.

El laborismo va a tratar de jugar a trascender el debate sobre el Brexit para concentrarse en medidas contra la austeridad, mientras que en el conservadurismo hay muchos problemas internos, incluso hay quienes quisieran abstenerse como partido o como personas en la campaña euro-electoral.

Hay una gran diferencia entre estas votaciones y el referéndum sobre el Brexit del 2016 y es que esta vez sí pueden votar todos aquellos 3 millones de residentes europeos mayores de 18 años, muchos de los cuales ahora van a querer jugar un rol más activo.  

  Si el UKIP y el Partido del Brexit no ganan o si retroceden electoralmente eso ha de servir como un aliciente a quienes quieren pedir un nuevo referéndum. 
Isaac Bigio Politólogo economista e historiador formado en la LSE.
PS.- Encuestas de YouGov: CON 16%, LAB 24%, LDEM 8%, BREXIT 15%, UKIP 14%, GRN 8%, Change 7%.
MINKA NEWS

ARTICLE BOTTOM AD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 + dieciocho =